Recordando a Octavio Paz

Share on facebook
Share on whatsapp

Octavio Paz Lozano nació en México D.F. un 31 de marzo de 1914  y falleció en Coyoacán, México el 19 de abril de 1998.  Fue un poeta y ensayista mexicano, reconocido mundialmente por su escritura y forma de pensar, que le valieron para ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1990.

A los diecisiete años publicó sus primeros poemas en la revista Barandal (1931). Posteriormente dirigió las revistas Taller (1939) e Hijo pródigo (1943). En un viaje a España contacta con intelectuales de la república española y con Pablo Neruda, contactos que le influencian fuertemente en su poética. Después de haber publicado Luna Silvestre (1933) y el poemario dedicado a la guerra civil española ¡No pasarán! (1936), editó Raíz del hombre(1937), Bajo tu clara sombra (1937), Entre la piedra y la flor (1941) y A la orilla del mundo (1942).

En 1950 publica cuatro libros fundamentales: Libertad bajo palabra (1949),El laberinto de la soledad (1950), retrato de la sociedad mexicana, ¿Águila o sol? (1951), libro de prosa de influencia surrealista, y El arco y la lira (1956).

Sus obras se conforman por escritos literarios de calidad, entre los cuales cabe citar Cuadrivio (1965), Ladera este(1968), Toponemas (1969), Discos visuales (1969), El signo y el garabato(1973), Mono gramático (1974), Pasado en claro (1975), Sombras de obras(1983) y La llama doble (1993).

Entre los reconocimientos por su trabajo,  recibió el Premio Cervantes., el Nacional de Literatura, Premio Príncipe de Asturias y sobre todo el Premio Nobel de Literatura.

 

A continuación una lista de sus obras más famosas y algunas muestras de su poesía.

  • El laberinto de la soledad: busca la identidad de los mexicanos, basándose en el origen y las consecuencias del comportamiento de la sociedad en México, tomando como ejemplo su propia historia.
  • La llama doble: obra que reflexiona acerca del amor y de la manera en cómo está compuesto. Estudio sobre la composición y percepción del amor.
  • Libertad bajo palabra: recorre temas como la soledad, el amor, la muerte, la solidaridad y las contradicciones sociales. Se divide en Bajo tu clara sombra, Calamidades y milagros, Semillas para un himno, ¿Águila o sol?, La estación violenta.
  • Los hijos de Limo: reflexión sobre la poesía y las corrientes literarias del mundo.
  • Las peras del olmo: obra dividida en dos partes, la primera hace referencia a la poesía mexicana y acercamientos con Sor Juana Inés de la Cruz y José Juan Tablada; la segunda parte habla de ensayos sobre la poesía desde contextos diferentes.

 

 

Entre ir y quedarse

Entre irse y quedarse duda el día,
enamorado de su transparencia.

La tarde circular es ya bahía:
en su quieto vaivén se mece el mundo.

Todo es visible y todo es elusivo,
todo está cerca y todo es intocable.

Los papeles, el libro, el vaso, el lápiz
reposan a la sombra de sus nombres.

Latir del tiempo que en mi sien repite
la misma terca sílaba de sangre.

La luz hace del muro indiferente
un espectral teatro de reflejos.

En el centro de un ojo me descubro;
no me mira, me miro en su mirada.

Se disipa el instante. Sin moverme,
yo me quedo y me voy: soy una pausa.

Las palabras

Dales la vuelta,
cógelas del rabo (chillen, putas),
azótalas,
dales azúcar en la boca a las rejegas,
ínflalas, globos, pínchalas,
sórbeles sangre y tuétanos,
sécalas,
cápalas,
písalas, gallo galante,
tuérceles el gaznate, cocinero,
desplúmalas,
destrípalas, toro,
buey, arrástralas,
hazlas, poeta,
haz que se traguen todas sus palabras.

Silencio

Así como del fondo de la música
brota una nota
que mientras vibra crece y se adelgaza
hasta que en otra música enmudece,
brota del fondo del silencio
otro silencio, aguda torre, espada,
y sube y crece y nos suspende
y mientras sube caen
recuerdos, esperanzas,
las pequeñas mentiras y las grandes,
y queremos gritar y en la garganta
se desvanece el grito:
desembocamos al silencio
en donde los silencios enmudecen.